web analytics

Óliver Miranda

Periodista & Community Manager

Menu

amores platónicos


Tiempo atrás pensé en escribir cuatro palabras sobre aquella atípica, fugaz y estival tarde. Pero dejé pasar el tiempo, como intentando que todo aquello huyera de mí de la misma manera que ella lo había hecho de mi lado.

¡Qué poco duran los amores platónicos cuando dejan de serlo! Soñamos que un día llegaremos a tocar una estrella, aquella que siempre nos acompaña… Entonces, un día se nos acerca, estiramos los dedos… y ¡zas! Ya es nuestra. Sin embargo, un segundo más tarde nos deshacemos de ella. Aunque más que una estrella, más allá de un amor platónic0, yo era para ella un simple capricho. Demasiado alejada de mí para ser algo más, se conformaba con tenerme unos segundos. Finalmente, ocurrió. Después, la huida. Había conseguido su objetivo. Me sonrió una vez más después de besarme y decidió que esa iba a ser la última vez que nos viéramos.