web analytics

Óliver Miranda

Periodista & Community Manager

Menu

huir de nuevo


Es demasiado tarde para iniciar una conversación que debió comenzar meses atrás, kilómetros más lejos. No descubro nada. Es una plácida autodestrucción, me rindo, me confieso, me disculpo… no lloro. Me importa más bien poco las veces que puedas volver a recordármelo, pero quiero que lo escuches de mi boca.

Demasiada oscuridad para mirarnos. Ese pseudoanonimato me ayuda a desnudarme. Un “en el fondo te quiero” no te sirve. A mí tampoco. Porque detrás de él debería venir un “inútil, ¿y qué hiciste entonces?” No lo sé. Volviste a dejar pasar la canción, una más adelante, pensando que el ritmo sería mejor. Pero qué coño sabrás tú de ritmos si todavía no has dejado que diga una sola palabra. Recuerda que las palabras te dan la vida y tú has querido borrarla de tu vista una vez más. El ritmo es algo diferente, te cuesta encontrar el hilo de una melodía que parece huir de ti. De repente, das con él. Sin embargo, en ese mismo instante (ya no puedes volver atrás) tienes un presentimiento, la canción anterior podría haber estado mejor. Huir, huir de nuevo.